A un entrenamiento físico sin sana distancia estarían siendo sometidos elementos de la Policía Auxiliar, según una denuncia hecha llegar a e-consulta.

Se dio a conocer que los uniformados de la citada corporación son obligados a realizar entrenamiento sin guardar el distanciamiento de al menos metro y medio que han recomendado las autoridades sanitarias.

A pesar de que recurren al uso de cubrebocas que son adquiridos con sus propios recursos, la distancia entre elementos al momento de realizar actividades físicas ordenadas por sus mandos, no es la recomendada.

Información y fotografías proporcionadas a este medio muestran cómo alrededor de 27 elementos realizan entrenamiento con poca distancia, en una explanada del Hospital General del Sur, donde se atienden a pacientes Covid. 

Estas actividades, señala la denuncia, fueron ordenadas por el supervisor de nombre Iván Gabino y el comandante Raúl, pese a que dos elementos asignadas a la vigilancia del citado hospital, dieron positivo a Coronavirus.

Debido a la situación anterior, piden que se revise el comportamiento de los mandos y que ante la crisis sanitaria que se vive, se busquen nuevas formas de entrenamiento en cuanto a los horarios o distribución de los elementos para no exponerlos a un contagio, además de proveer a los policías de la corporación, de equipo de seguridad como  cubrebocas KN95, que serían los solicitados por el nosocomio.