Acusado de torturar a la periodista Lydia Cacho en 2005 este miércoles 3 de febrero fue aprehendido en Acapulco, Guerrero el exgobernador de Puebla Mario Marín Torres.
 
El 10 de enero de 2019, el gobierno federal, a través del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, ofreció una disculpa pública a la periodista como parte de un análisis hecho por la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que calificó que su detención fue arbitraria y pidió al gobierno mexicano reabrir el caso y sancionar a los responsables.
 
Sin embargo, hasta abril de ese año se giró orden de aprehensión en contra de Mario Marín Torres, Adolfo Karam Beltrán, Kamel Nacif Borge y Juan Sánchez Moreno, a solicitud del agente del Ministerio Público adscrito a la causa penal 26/2018 por el delito de tortura.
 
El 6 de mayo el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, confirmó que ya se emitió una ficha roja para ubicar en el país o en el extranjero al exgobernador de Puebla.
 
A pesar que pocos días después la orden había sido suspendida a petición de Mario Marín, el 6 de junio una juez federal dejó sin efecto la suspensión provisional.
 
El 11 de noviembre el gobernador Miguel Barbosa Huerta, anunció que Marín Torres perdería la patente de la notaría número 53 de Puebla, debido a que no ha tenido actividad por más de 60 días consecutivos, completándose el retiro de los sellos y los protocolos el 5 de diciembre.
 
El 22 de marzo de 2020 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) solicitó congelar las cuentas del ex gobernador Mario Marín, del empresario Kamel Nacif y del ex director de la Policía Judicial, Adolfo Karam.
 
Para el 21 de septiembre de dicho año surgió una noticia falsa sobre que dos jueces poblanos habían descongelado dichas cuentas. Sin embargo, 24 horas después las autoridades negaron que eso haya ocurrido.
 
Desde que salió la orden de captura, Lydia Cacho acusaba a la FGR de que a pesar de conocer el paradero de Marín no lo arrestaban. Además, dijo que un grupo delincuencial protegía al “gober precioso” dentro de la entidad poblana.