La situación dentro de la Liga de Balompié Mexicano (LBM) nuevamente se puso tensa luego de que el equipo poblano, Leones Dorados, expusiera a través de un comunicado las condiciones bajo las que trabajó durante la temporada 2020-2021, en la cual se mantuvieron como último lugar de la tabla general prácticamente todo el torneo sin conseguir al menos una victoria.

El escrito, que tuvo amplia difusión en redes sociales, está firmado por “Jugadores y cuerpo técnico” y toca distintos puntos en los que se señala que no existió cumplimiento por parte del club en ofrecer buenas condiciones para desarrollar el futbol, pues acusan que ni siquiera existía un lugar establecido como ‘Casa-club’, además de que la alimentación –que en teoría es responsabilidad del equipo- corrió por parte del Ayuntamiento de Teziutlán y llegó hasta principios de diciembre pasado.

Una fuente consultada por este medio pudo constatar que en dicha residencia no contaban con servicios básicos como agua caliente o si quiera alimentación, pues incluso habrían tenido que prender leños para calentar el agua para ducharse tomando en cuenta que Teziutlán goza de climas fríos. Además, refieren que los colchones se encontraban en muy mal estado llegando inclusive a días en que los jugadores tenían que dormir en el suelo.

Respecto a los partidos de visita, los deportistas felinos externaron que el viaje se realizaba en el mismo día de partido, por lo que el rendimiento futbolístico podría no ser el más idóneo. Para los encuentros de local, por su parte, señalan que tampoco había concentraciones. Cabe mencionar aquí que los servicios médicos y de fisioterapia (indispensables en un club deportivo) no aparecieron sino hasta el final de la temporada.

 

Acusan corrupción

Una de las situaciones más alarmantes viene con el tema del sueldo, pues aseguran que jamás recibieron el que se encontraba estipulado en sus contratos, y que, a la fecha, no se ha finiquitado a ningún jugador ni parte del cuerpo técnico conforme a la ley.

Aparentemente, la corrupción abundaba en todos sus niveles y el escrito acusa a Octavio Tomás Mozo Nieves y Gil Valencia de ser quienes incurrían en este tipo de prácticas, pues se menciona que estos personajes pedían dinero a los jugadores para poder debutar o sólo para pertenecer al club, al grado de ‘lucrar’ con ellos. La misma fuente aseguró que dentro del equipo se llegó a pedir hasta 100 mil pesos a los jugadores extranjeros para poder pertenecer a las filas leonesas.

Lucraron con la indisciplina de los jugadores pidiéndoles dinero para continuar en el plantel, estando conscientes que no percibían un sueldo”, menciona el comunicado.

El escrito termina con un agradecimiento hacia el alcalde teziuteco, Carlos Peredo Grau, al regidor de deportes Ismael Cabrera y al propio DIF Municipal, quien a la fecha continúa otorgando el servicio de alimentación a los jóvenes que integran dicha plantilla.

 

Foto: Facebook