La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) exigió al Gobierno del Estado y al Ayuntamiento de Puebla un piso parejo en cuanto a la aplicación de los decretos ante la operación de negocios ambulantes sin ninguna restricción.  

A través de un comunicado Olga Méndez Juárez, presidenta del organismo, indicó que el sector restaurantero se encuentra desilusionado porque este mes era un gran respiro, sin embargo con este nuevo decreto que limita el horario para establecimientos las ventas cayeron hasta en un 40 por ciento, por ello se ve mucha incertidumbre de cómo van a cerrar el año este sector. 

“Nosotros hemos levantado la voz a través de un pequeño comunicado en donde manifestamos nuestra inconformidad a este decreto porque lastima mucho las fuentes de empleo, creo que con esta nueva medida nuestras ventas tienen una disminución de más de un 40 por ciento, cuestión que yo creo que las autoridades tienen que considerar mucho los decretos antes de tomar decisiones", señaló.

Calificó como lamentable la "incongruencia" de las autoridades tanto municipales como estatales de perjudicar al comercio formal, a pesar de que estos se han preocupado por respetar cada uno de los decretos y han invertido hasta 15 mil pesos para cumplir con la nueva normalidad.

Aseguró los más de 1 mil establecimientos agremiados a la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados se han apegado a lineamientos sanitarios y no han registrado ningún contagio por Covid-19.

“Vemos la incongruencia en el comercio informal del que siempre nos hemos quejado ya que ahí no hay un horario, nosotros estamos cerrando a las nueve de la noche y vemos que en muchos lados taquerías, puestos de comida en la calle con horario de 11:00 hasta la 1 de la mañana, en donde sin ninguna medida ellos sí pueden seguir operando”, expuso.

Exigió a las autoridades sostener mesas de diálogo con los sectores productivos para conocer las necesidades ante la crisis sanitaria, y cuestionó que al comercio informal lo dejen operar libremente solo con exhortos para retirarse, sin aplicar la ley. 

Ante ello reprochó que las malas decisiones del Ayuntamiento de Puebla están poniendo en riesgo de cerrar alguno de los 200 restaurantes afiliados que se ubican en el corredor del Centro Histórico debido el desbordado comercio informal que ha provocado que caigan sus ventas en un 20 por ciento.