El sarro dental es uno de los problemas más comunes y que se causa a raíz de no tener una higiene dental adecuada.

Cuando este problema se presenta, es recomendable acudir a un dentista; sin embargo, también puedes hacer algo en casa para resolverlo, como por ejemplo:

Bicarbonato: Mezclar una cucharada de bicarbonato con una de sal para impregnar la mezcla en tu cepillo de dientes humedecido con agua tibia ayudará a despegar el sarro.

Limón: Mezcla media taza de agua tibia con el jugo de medio limón. Emplea esta mezcla como un enjuague bucal y posteriormente usa agua tibia para quitar el sabor a ácido. Haz esto sólo una vez por semana para no dañar el esmalte.

Perejil: Pica un puñado de perejil y mézclalo con con una cucharada de agua para lograr una pasta. Usa esta como una pasta dental y déjala en tus dientes durante cinco minutos. Posteriormente, enjuágalos con agua tibia.

Para prevenir que en los dientes se forme sarro dental, los hábitos de higiene bucal son fundamentales.

Una visita periódica al dentista, cepillado de dientes, usar hilo dental, emplear la pasta dental adecuada, no fumar y evitar algunos alimentos, como los altos en azúcares, son algunas técnicas que ayudarán a prevenir el sarro en el área bucal.