El cuerpo encobijado hallado la mañana del miércoles pasado en un predio de la calle Lázaro Cárdenas, en la junta auxiliar de la Trinidad Sanctorum, Cuautlancingo, correspondería a una joven de 27 años de edad, reportada como desaparecida desde el pasado 26 de octubre. 

Investigaciones ministeriales señalan que se trataría de María Gabriela Alejo Arcos, quien la última vez que se le vio con vida vestía blusa color blanco, chamarra color blanco con rosa y mallón rosa con negro, y tenis color negro. 

De acuerdo con la carpeta de investigación 911/2020/FED iniciada por la Fiscalía General del Estado de Puebla, la joven contaba con una cicatriz por cesárea, otra más de forma triangular de aproximadamente 1 centímetro en la parte posterior de la mano derecha, además de que se indicó que sufría de estrabismo, es decir, un trastorno en el que los ojos no miran exactamente en la misma dirección al mismo tiempo.  

Aunque el cuerpo ya fue identificado por sus familiares, aún están pendientes los exámenes científicos para cotejar el ADN y confirmar la identidad de manera científica, en tanto, la Fiscalía de Puebla continúa con diversas indagatorias en el caso. 

Cabe decir que apenas el viernes anterior, también se supo que una joven de 22 años de edad, reportada como desaparecida desde el 22 de octubre en Misiones de San Francisco, Cuautlancingo, fue encontrada muerta, desnuda y flotando en aguas del río Atoyac pero en la zona de Tlaxcala, muy cerca del lugar donde desapareció.