Ante la ola de de atracos  que se ha presentado en los últimos meses a planteles de escuelas públicas de la capital, el Diputado Federal por el Distrito 12 de Puebla, Fernando Manzanilla Prieto, presentó un Punto de Acuerdo en la Cámara de Diputados para que se garantice la seguridad de los bienes de los centros educativos de la entidad.

En este sentido, el legislador pidió exhortar a la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno del estado de Puebla, a las autoridades del ayuntamiento de la capital y a la Fiscalía General del Estado a que, en el ámbito de sus atribuciones, garanticen la seguridad de los planteles y diseñen e implementen estrategias de prevención y vigilancia en las escuelas públicas a fin de combatir, reducir y eliminar los robos en los planteles educativos.

De igual forma pidió promover la realización de operativos conjuntos con otras instancias públicas gubernamentales, a fin de lograr desarticular a estas bandas delictivas dedicadas al robo de escuelas.

“Según los reportes, en estos meses de pandemia ha habido más de 350 robos, principalmente en las zonas de Lomas de San Miguel, La Joya, Amalucan, Rivera Anaya y La Margarita, que son las de mayor incidencia, e incluso en algunas escuelas se han metido varias veces”, refirió.

Dijo que se calcula que al día se registran cinco robos a instituciones educativas, debido a que los delincuentes van tras el equipo de cómputo, muebles, cables de luz, bombas de agua y hasta por la tubería PVC.

“Estas bandas de la delincuencia organizada están operando con total impunidad, acabando con la poca infraestructura educativa con la que cuentan las niñas, niños y jóvenes del estado para su educación”, precisó.

Recalcó que los padres de familia ya están desesperados por esta situación: “Tanto trabajo y tanto dinero de las cuotas invertido en mejorar las escuelas para que de la noche a la mañana, estos delincuentes las dejen literalmente vacías”.

Finalizó, precisando que es necesaria la organización entre vecinos y autoridades para defender el patrimonio de las familias y el de las instituciones educativas, que son de todos los poblanos.