A unos días de que Volkswagen haga la presentación oficial de la Taos, la nueva SUV que se une a la familia de la T-Cros, la Tiguan y la Terramont, la firma alemana realizó pruebas de manejo en Estados Unidos que permitieron conocer las características de esta unidad.

De acuerdo con los medios especializados, la Taos es  una camioneta que viene a ocupar un espacio entre la T-Cros, que es la menor de la familia, y la Tiguan, aunque los críticos consideran que guarda cierta similitud con la primera generación de ésta última.

La camioneta, según el portal especializado Wardsauto, tiene motor turboalimentado de 1.5 litros y 4 cilindros, entregando una potencia de 158 caballos de fuerza y 184 libras pie de torque, adaptado a una tracción 4x2 o 4x4 en el sistema 4motion.

El motor también será ensamblado en México, específicamente en la fábrica de motores de Silao, Guanajuato, por lo que tanto el ensamblaje de la carrocería y demás componentes será completamente nacional al realizarse en la planta de Puebla.

Los críticos explicaron que el motor es de buen desempeño y según lo que la marca les explicó es que podrá tener una mejor aceleración incluso que el sedán Jetta, pues promete generar un torque de 35 por ciento más rápido gracias al motor turbo, lo que lo vuelve más eficiente y con menor generación de emisiones contaminantes.

Por fuera, estéticamente, tiene un frontal muy similar al del T-Cros, pero de costado tiene más facciones de la Tiguan de segunda generación, aunque es más larga que la primera pero más corta que la segunda, además de tener un diseño ligeramente más deportivo.

Hay que señalar que este modelo ya se fabrica para otros mercados como el asiático, aunque con otro nombre, por lo que la unidad que ya se ensambla en Puebla será principalmente para el mercado americano, tanto CanadáEstados Unidos y desde luego México.