En Puebla no hay liderazgo gubernamental ni un combate efectivo de la pandemia de Covid-19, pero se ha roto la división de poderes y el gobernador Miguel Barbosa Huerta controla al Congreso de Puebla y a la Fiscalía General del Estado (FGE).

Así lo señalaron este jueves la excandidata del PRD a la gubernatura, Roxana Luna Porquillo; el exdiputado local del PRI, Pablo Fernández del Campo Espinosa y el exdirigente nacional de la Coparmex, Jorge Ocejo Moreno.

En el foro virtual “La situación política de Puebla”, organizado por la organización Sumamos, coincidieron en que el gobierno de Morena únicamente ha repetido las prácticas que se criticaron a las gestiones panistas de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad.

Luna Porquillo señaló que el estado atraviesa por tres problemáticas principales: la inseguridad, la inestabilidad política y la sumisión del poder Legislativo.

Del primero refirió que los feminicidios y la violencia de género no han cesado, por el contrario, incrementaron y la entidad es la sexta con más violencia contra las mujeres. 

Los recientes linchamientos, las ejecuciones y los ataques contra agentes policiacos los puso de ejemplo para referir que en el estado cada vez hay más violencia e inseguridad.

La inestabilidad política la vio reflejada en la toma de las alcaldías de San Nicolás de los Ranchos, Cuyoaco y Juan N. Méndez, que llevan cerradas varios meses, así como los pleitos de regidores contra alcaldes y la persecución de ediles, como el de Tehuacán, Felipe Patjane Martínez, preso desde noviembre.

Del Congreso local criticó que se encuentra estancado y sometido por Barbosa Huerta, pues los diputados se encuentran enfrascados en pleitos políticos con los opositores del gobernador en lugar de cumplir sus compromisos de campaña y ayudar en el combate de la pandemia.

eptiembre de 2020

No hay liderazgo gubernamental 

Fernández del Campo Espinosa consideró que el gobierno de Barbosa Huerta dejó pasar la oportunidad de mostrar liderazgo en la contingencia sanitaria, pues señaló que el estado se encuentra en crisis y la pandemia está fuera de control.

La ausencia de un plan de reactivación económica, el nulo apoyo gubernamental a los desempleados y a los deudos de los fallecidos por el virus, así como la falta de contención de contagios son algunas de las cosas que vio como muestra de que la administración está rebasada.

Ocejo Moreno además reprochó irresponsabilidad del gobierno estatal, por no tomar en serio la pandemia y atenderla de forma tardía y sin estrategia.

Acusó que hay opacidad en el gasto gubernamental para atender la crisis y no se ven resultados palpables de sus acciones.

Se pronunció por organizarse desde la sociedad civil para generar un contrapeso al gobierno estatal y federal con miras a la elección de 2021 y que la mayoría de candidatos sean ciudadanos.

A los partidos políticos de oposición pidió sumarse e impulsar candidatos sin militancia en los próximos comicios, pues enfatizó que los políticos han perdido credibilidad y solo se podrá generar un cambio si los ciudadanos llegan al poder.

Ven persecución contra SEA

En el foro “Sistema estatal anticorrupción, ¿bajo ataque?”, se advirtió que el gobierno de Barbosa Huerta ha emprendido una persecución contra el Sistema Estatal Anticorrupción (SEA) para desmantelarlo.

Daniel Valdés Amaro, presidente del Comité Estatal de Participación Ciudadana, denunció que el gobierno estatal tiene una clara intención de acabar con los pocos avances del sistema.

Si bien reconoció que en los gobiernos panistas el sistema se encontraba acotado, señaló que ahora se busca someterlo, empezando con la retención y disminución de salarios y recursos para su operación.

Anticipó que el gobierno impondrá un recorte presupuestal mayor para el próximo año y advirtió que el trabajo del sistema será más limitado que antes, pues de por sí se mantenía muy pasivo.