Regidores críticos de la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, le exigieron que revele los nombres y apellidos de los integrantes del Cabildo que intentaron extorsionarla, así como proceder legalmente en su contra.

Los regidores de Morena que se agrupan en el autollamado “G5” aseguraron que la acusación lanzada por Rivera Vivanco es una cortina de humo para no aclarar el ejercicio del presupuesto de 2019 y 2020 que suma 12 mil 397 millones de pesos.

Rosa Márquez, Libertad Aguirre, Martha Ornelas, Edson Cortés, José Luis González y Roberto Elí Esponda, rechazaron que entre ellos se encuentren los dos regidores que, según acusó la alcaldesa, solicitaron tres millones de pesos a cambio de aprobar su proyecto de redistribución del presupuesto de este año.

“El G5, regidores de Morena, le exigen a la presidenta municipal de Puebla ponerle nombre y apellidos de quienes han incurrido en actos de corrupción para presuntamente aprobar actos de Cabildo”, señaló el regidor Edson Cortés, al señalar que las acusaciones lastiman la credibilidad de todo el cuerpo edilicio.

Claudia Rivera señaló que quienes intentaron extorsionarla, forman parte de quienes votaron en contra durante la sesión del 11 de agosto, en donde se reorientó el presupuesto, en referencia a los integrantes del G5 que no respaldaron el proyecto.

Acusan cortina de humo

En conferencia de prensa, Edson Cortés señaló que, además de revelar los nombre de quienes supuestamente solicitaron dádivas a cambio de su voto, la comuna debe proceder legalmente contra de ellos a fin de terminar con actos de corrupción que, aseguró, no tolera la Cuarta Transformación.

El regidor dijo que, en realidad, el tema de la supuesta extorsión, tiene como fin no explicar el ejercicio del gasto en 2019, año en el que el presupuesto ascendió a 5 mil 800 millones de pesos y en el que acusaron que hubo subejercicios.

Indicaron que en el transcurso de 2020, cuando el presupuesto asciende a 6 mil 597 millones de pesos, también hay suspicacias en el ejercicio de los recursos.

Los morenistas indicaron que la acusación lanzada por la alcaldesa también tiene como fin distraer la atención pública de la próxima sesión de la Comisión de Patrimonio y Hacienda, pues indicaron que cuentan con información sobre que la alcaldesa intentará cambiar a los integrantes del organismo a fin de que sus estados financieros sean aprobados.