El gobernador Miguel Barbosa Huerta anunció que se aplicarán cierres temporales de negocios hasta por tres horas en caso de que rebasen el 33 por ciento de su capacidad al recibir a clientes.

Para ello se emitirá este miércoles otro decreto para fijar los nuevos lineamientos sobre la operación de los comercios y las sanciones a las que se harán acreedores.

Además no descartó que se cierren otra vez los comercios en Puebla que reabrieron apenas el 7 de agosto, debido a un aumento en el número de contagios por coronavirus.

Expuso que tiene conocimiento de que el pasado fin de semana tiendas departamentales operaron al 100 por ciento de su capacidad y no respetaron el acuerdo tomado con empresarios.

De acuerdo con el mandatario, también habrá sanciones contra autoridades eclesiásticas que no respeten el aforo menor al 33 por ciento en templos.

El gobierno del estado confirmó 305 contagios este martes, mientras que el lunes fueron 170 y el domingo 194.

Advierten descontrol en reapertura

En su conferencia de prensa, el gobernador refirió que cuenta con reportes de que plazas comerciales permitieron un aforo mayor al 30 por ciento e incluso llenos totales durante el pasado sábado, lo que constituye un riesgo transmisión de coronavirus, por lo que anunció que habrá operativos de supervisión.

Las revisiones estarán a cargo del personal de Protección Civil, que en caso de notar irregularidades, procederá al cierre de los establecimientos por espacio de tres horas hasta que se reduzca el aforo.

La medida y los pormenores quedarán asentados en un decreto, de acuerdo con el gobernador.

Fue el viernes cuando los comercios que no son prioritarios pudieron abrir sus cortinas. A esa fecha le antecedió una baja en el promedio diario de contagios durante dos semanas consecutivas, de 268.7 y 234.5 casos.

En la última semana también hubo un descenso de personas que presentaron síntomas relacionados con la adquisición del virus y que requirieron atención en un hospital, al pasar de 860 a 796 pacientes entre este día y el miércoles pasado.