Este martes, casi se asfixia una niña de 6 años de edad por comer nuggets de pollo con un relleno muy particular: un pedazo de cubrebocas desechable de color azul. Los hechos ocurrieron en Hampshire, Reino Unido.

De acuerdo con medios locales, la madre de la menor le había comprado unos nuggets de pollo en una sucursal de la cadena de comida rápida McDonald’s en la ciudad de Aldershot.

Cuando la pequeña comenzó a degustar sus alimentos, la madre se percató de que la niña tenía dificultades para pasar la comida y que comenzaba a asfixiarse. Al respecto, la madre metió sus dedos en la garganta de su hija y lo que sacó la dejó impactada.

La mujer sacó de la garganta de su hija un pedazo de cubrebocas desechable de color azul; entonces se dio cuenta que el resto de los nuggets que se encontraban en la caja también tenían restos del material.

Indignada, la mujer acudió al establecimiento para reclamar lo sucedido. Sin embargo, no respondieron de la manera que la mujer esperaba, pues sólo se limitaron a decirle que los nuggets no se habían preparado ahí. Además, ni siquiera recibió disculpas por parte del gerente.

Al respecto, en un comunicado un portavoz de McDonald´s lamentó la experiencia de la madre. Del mismo modo, comentó que ya tomaron cartas en el asunto y se llamó la atención al personal.