Aurelio de Laurentiis, presidente del Nápoles, reiteró su posición sobre la vuelta de octavos de final en la Champions League, pues se niega a jugar el partido en el Camp Nou (casa del Barcelona) pactado para el próximo 8 de agosto debido a las complicaciones con el coronavirus que existen en Barcelona, España.

Fue mediante declaraciones brindadas para Sky Sports que Aurelio lamentó que la UEFA lo haya ignorado respecto a su petición de jugar en Portugal o Alemania, como se ha hecho con la fase final de la Champions y la Liga Europa.

“La UEFA no ve, no escucha y no habla. Espero por el bien de la UEFA, que no pase nada, en caso de que el infierno se desate", señaló.

Como ya lo había hecho anteriormente, el directivo se mostró muy crítico con el hecho de hacer el viaje rumbo a Barcelona, donde es bien sabido que la comunidad continúa experimentando rebrotes de Covid-19.

El partido de ida jugado en Italia terminó con empate a un gol, por lo que Barcelona lleva la ventaja al haber anotado un gol de visitante.

Foto: Twitter / @sscnapoli