Un niño de 8 años de edad murió al enchufar un cargador de teléfono celular. Los hechos ocurrieron en una provincia de Concordia, Argentina. De acuerdo con medios locales, el niño intentó conectar su cargador de teléfono al enchufe. Sin embargo, terminó recibiendo una fuerte descarga eléctrica.

Inmediatamente, sus familiares lo llevaron al hospital, donde el personal médico les informó que el pequeño había fallecido de un paro cardiorespiratorio, resultado del shock eléctrico. Del mismo modo, los médicos explicaron que el cuerpo del niño sufrió graves quemaduras en la mano derecha, la región pectoral y el tobillo derecho.

El jefe de Operaciones de la Policía de Concordia mencionó que el domicilio no tenía un sistema de seguridad eléctrica con el que se hubiese evitado el accidente; por ello, la descarga fue mucha y el niño no la resistió.