Quizás en algún momento hayas visto o escuchado sobre antiguas leyendas e historias de marineros que sostenían la existencia de un enorme cefalópodo que recibió el nombre de “Kraken”. Este ser se trata nada menos que de un misterioso animal de dimensiones descomunales, que hoy día es considerada como una criatura mitológica.

De acuerdo con algunas narraciones antiguas sobre esta monstruosa y peligrosa criatura marina, se cuenta que frecuentaba todos los mares, pero en especial los del norte. Esto ha sido muy señalado en las crónicas de los navegantes antiguos, quienes incluso solían marcar los mapas de navegación con imágenes que indican que en ciertos puntos se encontraban criaturas de peligro.

 

Se trata del segundo avistamiento

Ahora, con ayuda del avance tecnológico y gracias al trabajo de un grupo de investigadores de la Oficina de Exploración e Investigación Oceánica de la administración Nacional Oceánica y Atmosférica, las historias podrían adquirir un tono más verosímil, pues lograron captar en video a un calamar gigante, espécimen muy extraño que suele ser muy difícil de observar en su hábitat natural.

Cabe señalar que solamente en dos ocasiones se ha podido obtener imágenes de un calamar gigante en su estado salvaje, debido a que suelen habitar en la profundidad de los mares cuyas zonas son de difícil acceso. 

 

Difíciles de ver

Este ejemplar de calamar fue observado aproximadamente a 160 kilómetros del suroeste de Nueva Orleans, a una profundidad de 759 metros en el océano. El encuentro fue posible cuando los científicos  decidieron encender un dispositivo especial diseñado para imitar a una medusa brillante, lo que llamó la atención del gran molusco, explorando en búsqueda de alimento.

 

No es la primera vez

Los expertos aseguraron que este animal medía entre 4 y 5 metros de largo. Pero esto ya había ocurrido con anterioridad cuando otro calamar gigante fue captado en video en 2012. Esto ocurrió cuando científicos japoneses descubrieron un ejemplar a tan sólo 14 kilómetros del oeste de la Isla Chichi-jima, en el Océano Pacífico Norte.

 

Foto: Captura de Pantalla de YouTube