El Congreso del Estado de Puebla ha aplazado la discusión y aprobación de una ley que garantice espacios libres de humo de tabaco, por posibles conflictos de interés, señaló Brahim Salazar, integrante del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) en conferencia de prensa en compañía de representantes de otras organizaciones nacionales.

 Acusó posible complicidad entre el diputado Gabriel Biestro Medinilla, presidente de la Junta de Gobierno Coordinación y Política del Congreso, y del diputado del Partido Verde, Juan Pablo Kuri, para retrasar la aprobación de la ley anti tabaco, señalando que afecta los intereses de este último al ser partícipe en la propiedad de casinos.

La conferencia ofrecida esta mañana por la Asociación México Salud- Hable, recalcó que Odesyr lleva desde el año 2013 impulsando tal legislación, sin embargo, se ha enfrentado a múltiples bloqueos, a pesar de que el año pasado se realizaron diversos foros y discusiones que llevaron a presentar la propuesta de ley, con todo y dictaminaciones de las comisiones legislativas del Congreso, sin que se llevara a su votación en el pleno.

Mostró su preocupación al haber consenso y disposición política por parte de los diputados poblanos y la postura de Biestro Medinilla a favor de  la industria tabacalera. Expresó, además que la diputada Nora Merino Escamilla no defendió su propia propuesta de ley, lo cual le parece por demás inusual.

Eduardo del Castillo Valadez, director de Comunicación, Diálogo y Conciencia (CÓDICE), estimó que los diputados de Puebla no han entendido cuál es su compromiso con la salud pública, particularmente considerando la relación entre el tabaquismo y el Covid 19.

“Le han dado demasiado peso a los intereses de un puñado de restauranteros y casineros, para que con sus argumentos comerciales decidan sobre la salud y la vida de los poblanos”, indicó.

Tabaquismo, decesos y COVID

Por su parte, Ana Larragaña, directora de Salud Crítica, explicó que “las enfermedades no transmisibles se ubican entre los principales factores de riesgo para el desarrollo de complicaciones por Covid-19”, al tiempo que hizo un llamado a las autoridades de salud de Puebla, así como a sus representantes en el Poder Legislativo para proteger la salud de sus habitantes.

“Los productos de tabaco son, sin duda alguna, una amenaza para la salud, y la pandemia nos obliga a fortalecer las regulaciones, nunca a debilitarla”, declaró.

En Puebla, según cifras del sector Salud, aproximadamente 7500 personas murieron por causas relacionadas al tabaco y datos de la Organización Mundial de la Salud, atribuyen el 30% de estos decesos a personas que convivieron en espacios cerrados con humo, es decir, 1425 muertes se pudieron evitar en Puebla, señaló Brahim Salazar.  

La conferencia concluyó con el anuncio de que 52 organizaciones nacionales adherentes a la Coalición México Salud-Hable  enviaron al Congreso y al Ejecutivo de Puebla la petición firme para que deje de aplazarse la aprobación de esa ley y se ponga en operación a la brevedad posible.