Emilio Lozoya Austin se convertiría en el nuevo Carlos Ahumada de la política mexicana y estaríamos a las puertas de una nueva edición de los videoescándalos, pues viene dispuesto a abrir la caja de pandora y detonar un nuevo escándalo político-mediático de corrupción en el sexenio pasado.

Así lo afirma el periodista Salvador García Soto en su colaboración cotidiana con el diario El Universal, Serpientes y Escaleras a la que en esta ocasión titula “Los videoescándalos de Lozoya”.

Se refiere el columnista a “videos y grabaciones de personajes de primer nivel en el gobierno anterior y en el Congreso de la Unión, que habrían sido grabados por el propio Lozoya Austin recibiendo sobornos con maletines llenos de dinero en efectivo y que acudieron a su fastuosa oficina del piso 45 de la torre oficial de Pemex”.

En el material videograbado que tiene en su poder el exdirector de Pemex aparecerían diputados y senadores de la anterior legislatura que en su momento fueron “convencidos” de votar a favor de los cambios constitucionales y de leyes secundarias del sector energético, a punta de billetes en efectivo que les entregó personalmente Lozoya, quien también se encargó de grabar esa entrega, agrega García Soto.

En los videos de Lozoya es más probable que aparezcan diputados y senadores del PRI, PAN y PRD que en su momento votaron a favor de la reforma energética de Peña Nieto, en lo que sería la venganza perfecta de aquel episodio que en su momento buscó enlodar el nombre de López Obrador, cuando, en el 2003,  otros videoescándalos  involucraron a figuras del gobierno del antiguo Distrito Federal ligados al entonces jefe de gobierno y hoy presidente de la República, como René Bejarano, Gustavo Ponce y Carlos Imaz, dice el columnista.

De acuerdo con García Soto, en su escrito a la Audiencia Nacional de España, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya expuso que fue “sólo un instrumento” de la corrupción del gobierno peñista y que los actos y acciones ilícitas en las que participó siempre fue por instrucciones de sus jefes inmediatos superiores, es decir el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que presidía el Consejo de Administración de Pemex, y el presidente Peña Nieto.

https://www.eluniversal.com.mx/opinion/salvador-garcia-soto/los-videoescandalos-de-lozoya