La pandemia de Covid-19 ha afectado, en gran medida, la economía de las familias mexicanas, lo cual ha generado que se despierte la alerta por los índices de morosidad en los bancos del país, durante los próximos meses.

A pesar de que las instituciones financieras cuentan con los recursos para enfrentar el golpe, el impacto económico puede traer como consecuencia que los clientes dejen de pagar sus deudas.

De acuerdo con la información de hasta abril de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el índice de morosidad (Imor) en la banca fue de 2.32%, es decir, 0.20 puntos más que los datos de abril del año pasado. Según los datos, el producto con el índice de morosidad más alta, fueron los créditos personales con 7%, lo que viene siendo 0.86 puntos más respecto al mes de abril del 2019.

El Banco de México destaca que la morosidad está relacionada con la actividad económica, la cual se ve afectada por la pandemia de coronavirus. El caso más reciente de morosidad fue Banco Ahorro Famsa, pues tuvo el 16.99%, una de las más altas entre los bancos de México. Esta situación dio como resultado que las autoridades naciones les revocara la licencia.

Los instituciones financieras con la morosidad más elevada son Finterra con 17.8%; Accendo Banco con 17.62%; Bancoppel, con 14.71%; y Banco Azteca con 11.20%, según los datos de CNBV. Sin embargo, el presidente de la CNBV, afirma que la mayoría de estos bancos ha tenido un buen manejo de riesgo, por lo que no enfrentarán la misma situación que Banco Ahorro Famsa.

 

Con información de El Universal.