Dos regidoras de San Antonio Cañada –municipio vecino de Tehuacán- acusaron de misógino al edil Bernardino Aquino Beléndez, pues por ser mujeres las mandó a limpiar los baños del ayuntamiento para justificar su sueldo; incluso a una de ellas le suspendió su salario desde hace más de un año.

Se trata de Amada Borbolla Antonio, regidora de Servicios Públicos Municipales, y Verónica Alvarado Ramos, de Educación, quienes pidieron un trato digno por parte del munícipe.

Explicaron que las diferencias se generaron luego de que solicitaron en distintas ocasiones claridad en el gasto de los recursos, lo que derivó en que a Borbolla Antonio el alcalde le prohibiera la entrada al Palacio Municipal desde hace casi un año, mismo período en que no le ha pagado su salario.

Indicaron que esta situación se ha prolongado por meses, sin embargo, desde hace cuatro la violencia de género en contra de las funcionarias ha empeorado, al grado de que el alcalde llamó a Griselda Degollado Bolaños, suplente de la regidora de Servicios Públicos Municipales, para que asumiera el cargo, siendo a ella a quien se le está pagando un sueldo.

La regidora de Educación manifestó que en su caso no se le ha suspendido su sueldo, pero se le está condicionando para que lave baños o barra el parque, y si por alguna razón llega con un retraso o se ausenta, tiene descuentos en su pago quincenal, a pesar de que tiene problemas de salud y justificantes médicos los cuales no se los hacen válidos.

Indicaron que de la situación ya tiene conocimiento el gobierno del estado pero solo se ha limitado a decirles que traten de hacer las paces y llevarse bien, además que no ha recibido ni un solo escrito que las regidoras han emitido.