Edgar Valdez Villarreal, narcotraficante sanguinario, cruel y temerario, protagonista de cruentas operaciones en México contra cárteles enemigos de La Federación, asociados con el Cartel de Sinaloa y de los Beltrán Leyva, era, al parecer quien brindaba información a la DEA y al FBI en el lapso de 2008 a 2010.

El suceso se dio a conocer de manera oficial mediante un documento judicial de la Corte de Distrito Norte de Atlanta, Georgia, el que supuestamente, el narcotraficante proporcionaba información sensible a dichas organizaciones a través de una tercera persona.

El documento data de 2018, cuando fue la audiencia del acusado, misma en la que se expusieron los argumentos de la Fiscalía, así como de su defensa para interponer los años de sentencia, sin embargo, los datos de la tercera persona que fue cómplice de Valdez se mantuvieron en reserva hasta los primeros meses de 2020.

“La Barbie” detalla que, en el sexenio de Felipe Calderón, fue testigo de cómo agentes corruptos entregaban al Cartes de Sinaloa y El Cartel de los Hermanos Beltrán Leyva, las fotos, identidad y ubicaciones de los agentes de la DEA y el FBI encubiertos en territorio mexicano.

En el 2012, Valdez Villarreal, entregó una carta firmada a la autora del reporte en el que asevera haber entregado sobornos a Genaro García Luna, así como un gran número de uniformados encabezados por Luis Cárdenas Palomino, Facundo Rosas, Armando Espinosa de Benito, Eduardo Ramón Pequeño, Edgar Eusebio Millán, Francisco Javier Garza Palacios y Gerardo Garay Cadena.

Edgar Valdez, en cooperación con EU, brindó información sobre “altos funcionarios del gobierno de México y de cómo éstos compartían información sensible con el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Los Beltrán Leyva, entre otros”.