Sexoservidoras de Tehuacán denunciaron al dueño del hotel Poza Rica en Tehuacán, Antonio Cortés, por amenazas, golpes y por la exigencia de una cuota de 300 pesos diarios para poder trabajar.

Aseguraron que él se alió con otra de sus compañeras de nombre Amalia N, quien se autonombró líder de las mujeres que practican esta actividad.

Manifestaron que fue el pasado martes cuando interpusieron una denuncia en contra del propietario del hotel ubicado en la calle Gabino Barreda, colonia Centro, lugar a donde Antonio Cortés las obliga a llevar a sus clientes y a pagar la cuota de 300 pesos por hacer uso de las habitaciones, además de que las sexoservidoras deben dar dinero extra al finalizar el día.

Indicaron que en caso de que ellas o su cliente busquen otras opciones para ofrecer sus servicios, son buscadas y golpeadas, situación que las ha hecho temer por su seguridad y de que los golpes las lleven a la muerte.

Agregaron que tanto el dueño de este hotel como Amalia N. les venden a crédito accesorios para ejercer su trabajo, pero al momento de cobrarles el precio incrementa y tampoco son libres de adquirir este tipo de productos en otros lugares debido a que son recriminadas y violentadas.

Además, explicaron que las mujeres que provienen de la Sierra Negra son enganchadas para que trabajen en el sexoservicio y muy difícilmente pueden librarse de esta actividad.