Los organizadores de diversos eventos turísticos que se realizaban durante las vacaciones de verano en Atlixco se encuentran preocupados, pues esperaban que para esta temporada el tema del coronavirus hubiera descendido y existiera la posibilidad de realizar las actividades.

 Tal es el caso de la feria de las flores y de la cecina, las cuales, junto con el tapete monumental y los balnearios de la región lograban atraer a más de 40 mil visitantes, que este año no llegarán, por lo que los prestadores de servicios  no verán ingresos en el municipio.

 Para el caso de la feria de la cecina, organizada por familias de atlixquenses que se dedican a elaborar este platillo tradicional, la decisión fue tomada hace pocos días; “por acuerdo hemos decidido recorrerla para noviembre, porque no nos vamos a arriesgar en ningún sentido ni económico, ni de salud”, señaló María Eugenia Motolonia, presidenta de esta asociación.

 En el caso específico de este evento, en este 2020 cumple 15 años de realizarse de manera continua, por ello la importancia de no suspender este evento que es netamente ciudadano y en el que los diferentes gobiernos a lo largo de esta trayectoria han impulsado y aprovechado como producto turístico para la promoción del  municipio. Este evento cada año se programa para finales de julio.

 De igual manera se encuentra la feria de la flor, aunque en su caso, durante las últimas ediciones decayó mucho debido a la falta de apoyo por la dirección de turismo en turno, pero que este año cumpliría de la misma manera más de una docena de años de realizarse. 

Y  finalmente  los tradicionales Aficionados que forman parte de las festividades de la patrona de Atlixco, la Divina Infantita, los cuales tienen más de 50 años de tradición y que noche tras noche, durante los ocho días previos al 8 de septiembre convocan al menos a 300 personas en la plaza de armas de Atlixco para apoyar a sus concursante.

 Los organizadores señalaron que por un lado está el tema de la pandemia y por el otro la falta de recursos económicos para realizar los festejos en general en honor de la divina virgen.

 “En junio de cada año arrancamos la organización y la promoción, pero debemos esperar indicaciones”, dijo Ernesto Juárez, uno de los involucrados en la logística.