Los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal estarían dispuestos a terminar el paro de labores que inició el pasado martes si el gobierno del estado aceptan otorgarles el 20 por ciento de aumento directo al salario y no en prestaciones.

Las negociaciones que los uniformados han sostenido con Ardelio Vargas Fosado en representación del gobierno estatal, permitieron entregar como primera propuesta un aumento del 20 por ciento a la prestación IJ, la cual pasaría de 3 mil 371 a 4 mil 806 pesos.


Sin embargo al momento de someterlo a votación, los uniformados rechazaron esta propuesta pues argumentaron que era necesario que el aumento fuera directo al salario, con lo cual pasaría de 7 mil 178 a 11 mil 313 pesos mensuales, debido a que ese aumento se vería reflejado al momento de sus jubilaciones.

Aunque por unos minutos hubo diferencias entre los policías, pues algunos pedían que se mantuviera la exigencia del 50 por ciento de aumento u homologación con la Policía Municipal de Puebla, finalmente coincidieron en que el aumento del 20 por ciento podría ser una primera fase y que a lo largo de la administración de Miguel Barbosa Huerta se consiga la meta salarial.

Adicionalmente la comisión negociadora informó que se logró aumentar el seguro de vida para el personal operativo, el cual quedaría en 497 mil pesos para decesos en el cumplimiento del deber y 242 mil por muerte natural; en tanto que se recuperó el apoyo para la familia de 50 mil pesos para los policías que mueran en su labor y de 20 mil por muerte natural.

Hasta las 17:00 horas las negociaciones entre los representantes de la policía y Ardelio Vargas Fosado, asesor del gobierno estatal, se mantienen y se espera que sea en las próximas horas que las autoridades acepten la petición salarial y concluya el paro laboral que se mantiene desde el martes por la mañana.