Es una enfermedad tan nueva y de la que se sabe tan poco que, hasta hace unos días, no había consenso en el nombre que había que darle.

A finales de abril, autoridades del Reino Unido lanzaban un mensaje de alerta tras la muerte de varios niños con un síndrome desconocido. Éste tenía semejanzas con la enfermedad Kawasaki, una patología rara de la que se desconoce el origen.

Finalmente la Organización Mundial de la Salud (OMS), y tras ella la gran mayoría de instituciones globales, la bautizaron como síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C, por sus siglas en inglés).

Este padecimiento se asocia con altas fiebres, sarpullidos cutáneos y, en los casos más graves, provoca la inflamación de las arterias, lo que limita el flujo de sangre que circula por ellas, afectando finalmente las funciones del corazón, según información del diario El Universal.

Es una nueva enfermedad que pensamos estaría causada por el el virus del Covid-19; no estamos 100% seguros, [por lo que] estamos investigando, pero es lo que tememos”, decía en su momento Matt Hancock, el ministro de Salud británico.

La definición preliminar que ha dado la OMS es la siguiente: afecta a niños y adolescentes entre cero y 19 años que presenten fiebre durante más de tres días y tengan dos de los siguientes síntomas: sarpullidos o conjuntivitis o inflamación subcutánea (oral, en manos o pies); hipotensión; síntomas de anormalidades coronarias o cardiopatías; evidencias de coágulos; problemas gastrointestinales agudos.

Además, la posible inflamación tiene que haberse descartado que sea por razón bacteriana, y evidencia de haber estado en contacto o haber sido contagiado por Covid.

La velocidad a la que evoluciona todo lo referente a la pandemia es tal que no da tiempo, todavía, de tener a ciencia cierta a qué se están enfrentando en este caso. “La verdad es que no tenemos idea qué tipo de enfermedad es”, confesaba la doctora Rebecca Pellet Madau, profesora de enfermedades contagiosas pediátricas del Colegio de Medicina de NYU.