De acuerdo con estimaciones de la Secretaría Sustantiva de Género y del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla, el Covid-19 ha dejado menos denuncias de violencia familiar, pero esto no significa que los casos no sigan en aumento.

Así lo reconocieron sus representantes en el foro ¿Qué hacer en caso de ser víctima de Violencia Familiar? realizado este viernes para orientar a las mujeres sobre las vías legales a las que tienen acceso.

Las carpetas de investigación formales disminuyeron 21.9 por ciento en las estadísticas federales con corte a abril, recordó el asesor jurídico del consejo, Erick Campos Tomé.

Pero esas cifras responden más a las prácticas de confinamiento y sana distancia que ha implicado la pandemia que a un cambio en los niveles de violencia intrafamiliar.

"¿Por qué no hay denuncias? Se puede deber a varios factores; uno de ellos es que la misma persona que es víctima de violencia familiar está en cuarentena, está aislada y está conviviendo con el mismo agresor", dijo. 

Por su parte María del Rayo Loaeza Sánchez, jefa de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia de Género, explicó que el propio confinamiento y otras medidas en torno al Covid-19 aumentan los riesgos de las mujeres.

Dijo que al llevar parte de sus trabajos regulares a casa, aumentan las carga laboral en el hogar y si las actividades no se distribuyen entre los miembros de la familia se incurre en violencia.

"Esas jornadas que recaen en la espalda de las mujeres, eso es violencia, así que ya lo decíamos:  no porque no haya denuncias no hay violencia", expresó.

Si bien algunas actividades de gobierno han parado por el coronavirus, agregó, desde la secretaría a la que representa y desde otras áreas de gobierno se continua con la atención a canales de comunicación para orientar y conducir denuncias.