Hasta el momento, en Tochimilco, no se ha reportado algún caso de intoxicación por ingesta de alcohol adulterado, pero ante lo acontecido en el vecino municipio de Huaquechula con la muerte de 9 personas por un destilado de agave, la dirección de salud comunitaria inició revisiones en coordinación con la Jurisdicción sanitaria número 5.

Abimelec Rodolfo Mejía Dávila, director de salud comunitaria señaló que en este municipio al menos 10 personas en la cabecera municipal se dedican a la fermentación del tejocote, para producir lo que coloquialmente se conoce como “tejón”.

Además, en las comunidades de Santa Cruz Cuautomatitla y Cuilotepec se fermentan otras frutas como durazno y anís, agregó que la mayoría lo hace para consumo propio; sólo algunos ya los producen para vender, especialmente el tejón, del cual ya existen marcas establecidas y lo embotellan para venta al menudeo.

“La producción de licores artesanales no es el problema realmente, porque estos se hacen con alcohol puro de caña, el problema puede surgir y es lo que queremos prevenir, cuando  por abaratar costos compran alcohol destilado de baja calidad, porque eso puede poner en riesgo la salud de los que lo consuman”, apuntó el funcionario.

Indicó que además ya solicitó que se  apliquen pruebas de verificación por parte de la Secretaría de salud, para medir la cantidad de alcohol y el tipo que se usa en los fermentados y con ello dar garantía de que no están adulterados.

En entrevista con e-consulta señaló que además se corren riesgos por la venta de bebidas embotelladas de mala calidad o que no cuentan con los sellos correspondientes en las tiendas de abarrotes, por ello, tras recibir la notificación  de la jurisdicción sanitaria se enviará a su vez el aviso para que revisen el tipo de producto que están vendiendo las misceláneas.