Pobladores de Coxcatlán cerraron los accesos del municipio exigiendo la renuncia y una auditoría al edil Aldo Arvizu Robles, por el poco apoyo que ha brindado a los damnificados por la tormenta del pasado 5 de mayo y por haber rechazado las despensas que envió el Gobierno del Estado. 

El cierre de la carretera se generó luego de una manifestaron en la explanada del Palacio Municipal para cuestionar al edil sobre los motivos por los que rechazó las despensas del gobierno estatal, si son apoyos necesarios y aunque al lugar arribó el delegado de Gobernación de la zona de Ajalpan, Samuel Olivier, los inconformes se negaron a dialogar con él, únicamente lo harán con el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta o alguien cercano a él.

El cierre del acceso está siendo realizado a la altura del paraje conocido como Ojo de Agua, en donde no están permitiendo el paso de ninguna unidad.

Cabe mencionar que entre las quejas, los habitantes indicaron que desde el momento en que sufrieron daños en sus viviendas, el alcalde solo llegó a tomarse la foto y después se fue, desde ese momento no volvieron a saber de él hasta que se reunieron en la presidencia para prácticamente obligarlo a visitarlos y ofrecer la ayuda.

Al respecto, Adriana Valencia Luna, una de las afectadas por las fuertes lluvias indicó que Arvizu Robles les entregó unos bonos que serían intercambiados por material de construcción para así recuperar sus viviendas, sin embargo, estos no cuentan con fondos.

En lo que respecta al presunto rechazo de las despensas, el presidente indicó que no contaban con la logística necesaria para poder recibir el apoyo alimentario, ya que se requería de por lo menos 16 patrullas cuando en la demarcación sólo se cuenta con tres, otro de los requisitos era un padrón de personas que serían acreedoras a la ayuda en especie, el cual tampoco se tiene.