El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, llamó a la comunidad católica a mantener los actos de fe desde su casa, por la pandemia del Covid-19.

En misa dominical del Domingo de Misericordia, a puerta cerrada, el arzobispo conmemoró los ocho días de haber celebrado el Domingo de Resurrección y llamó a la unidad y a tener fe para enfrentar los estragos de la pandemia.

"Hoy se celebra la misericordia y la estamos celebrando con mucha fe y alegría así, a puerta cerrada, pero desde sus hogares. Si hay alguna imagen del Señor de la Misericordia encomendémonos a él, que nos reanime en nuestra fe de este pueblo que está pasando por momentos difíciles y que aumente los dones de su gracia", expuso.

Añadió que se viven tiempo difíciles por la emergencia sanitaria y por la crisis económica y social, pero pidió no perder la fe por lo que recomendó atender el llamado del Papa Francisco a mantener la esperanza y la unidad por lo que hizo un llamado a la unidad de la ciudadanía para enfrentar las diferentes complicaciones de estos tiempos.

"El miedo no debe ser el eterno discípulo de Jesús. El Papa hace algunos días en una Plaza (de San Pedro) vacía nos decía que estamos asustados, perdidos y que por lo mismo no podíamos seguir cada uno por nuestra propia cuenta, sino todos juntos. Nos sorprendió una tormenta desesperada y furiosa decía el santo padre y nos dimos cuenta que estábamos en la misma barca todos frágiles, desorientados y por eso todos debemos remar juntos mar adentro", señaló.

Sánchez Espinosa argumentó que la esperanza va de la mano con la fe y en este Domingo de Misericordia "pido al señor que nos conceda a este pueblo un poco más de fe y que aumente nuestra fe y que aumente los dones de su gracia y así podamos seguir cantando que la misericordia del señor es eterna", detalló.