El Congreso de Puebla planea rentar vehículos para uso del personal debido a que el año pasado vendió diez de los 21 que tenía y los que quedaron requieren mantenimiento.

De acuerdo con el Programa Anual de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios, durante todo 2020 se tendrán que alquilar autos “para asuntos oficiales”.

En febrero comenzó la cotización de precios, pero la contingencia por Covid-19 frenó las labores legislativas y aún no se asigna ningún contrato por este servicio.

La renta es consecuencia de la falta de autos en el Congreso, ya que el año pasado se vendieron diez con el argumento de que estaban descompuesto y salía muy caro componerlos. 

Solo se conservan 11, pero también la mayoría están inoperantes varados en el estacionamiento.

Por las unidades puestas en venta se cobraron 600 mil 700 pesos y algunos de los compradores fueron el diputado Raymundo Atanacio Luna (del PT) y personal del mismo Poder Legislativo.

El dinero no se utilizó para reparar el parque vehicular que quedó, sino que con él se compraron computadoras y hasta este año se planea comprar las refacciones automotrices.

El mismo programa de adquisiciones señala que en marzo se comprarían sistemas de frenos, partes eléctricas, alternadores, partes de suspensión y dirección, marchas, embragues, espejos, limpiadores, tapetes, gatos hidráulicos, volantes y reflejantes.

La contingencia también impidió que este se llevara a cabo, ya que todavía no se completaba la cotización de los productos.

Van por nuevo sistema de votación

El Congreso también proyecta la instalación de un nuevo sistema de votación para las sesiones ordinarias del pleno y de las comisiones.

El programa señala que para septiembre, cuando la Legislatura cumpla el segundo año de su trienio, se contratará el “suministro, instalación y configuración de un sistema de voz y votación para el pleno y salas del Congreso”.

Se adelanta incluso que el contrato no se otorgará mediante licitación pública, sino que será por invitación a tres proveedores para elegir la propuesta más viable. 

Además de esto se contempla la compra de sistemas de aire acondicionado, de alertamiento sísmico y mobiliario de oficina.

Entre las compras que se proyectaban y ya se hicieron se encuentran la adquisición de laptops, sillas y electrodomésticos para las oficinas, como hornos de microondas y cafeteras.