En Malvinas, uno de los barrios más pobres ubicado en Argentina, un hombre denunció el ataque que sufrió por parte de un policía, quien le disparó balas de goma luego de que el hombre saliera a comprar pan.

De acuerdo con el afectado, los impactos dieron sobre su cuello y mandíbula.

General Pico es la segunda ciudad más importante de la provincia, a la vez que es donde se han producido más detenciones por violación de la cuarentena. Tan sólo en los primeros tres días del aislamiento social han sido ocurrido 425 detenciones.

En este caso, los medios locales identificaron a la víctima como Sebastián Britos, quien salió de su departamento para comprar algo de comida y recibió los ‘balazos’ sin recibir un aviso previo:

“El salió a comprar pan y cuando volvía observaba un policía parado en la esquina de un edificio, que sin dar voz de alto o pararlo le apuntó y disparó. El siente el disparo, cruza la calle y se mete en la casa. Cuando entra se da cuenta que le habían pegado porque estaba sangrando. Dijo que había escuchado un disparo pero yo escuché más de tres”, comentó su esposa.

El hombre tuvo que ser atendido en internado en el Hospital Centeno debido al dolor que provocaban las lesiones. Fue a través de sus redes sociales donde el hombre expuso las marcas que habían quedado en su rostro a consecuencia de la agresión.

En la localidad Pico hay un caso confirmado de coronavirus; se trata de un hombre que está internada en el hospital Lucio Molas, de Santa Rosa. La mujer agradeció, en la carta en la que contó lo ocurrido, que los disparos no le pegasen un ojo, pero informó que sí alcanzaron a desfigurarle parte de la cara.

 

Foto: Facebook / InfoPico