Andrés Manuel López Obrador aceptó que sí se subiría al avión presidencial, pero precisó que sólo lo haría por curiosidad. Indicó que de ninguna manera utilizaría para viajar el Boeing 787.

Aseguró que lo que su gobierno quiere es que ya certifiquen el avión y adelantó que en abril o mayo lo visitará porque ya le dio curiosidad.

Andrés Manuel López Obrador indicó que invitará a los que quieran ir a ver el avión y que tal vez desde ahí dé su conferencia mañanera.

“Lo que se busca es que ya venga certificado y para abril o para mayo vamos a empezar a visitarlo, ya me entró la curiosidad y les voy a invitar, a lo mejor hacemos una mañanera allá”.

“Si me voy a subir, ahí vamos a imaginar todos que vamos en vuelo, en el aire no, pero sí en el avión, tiene 80 lugares”.

El viernes 7 de febrero, Andrés Manuel López Obrador afirmó que el avión presidencial se rifará el día 15 de septiembre y que a la persona que gane no se le entregará la aeronave, sino el dinero que cuesta.

Afirmó que si se le entregara el avión presidencial al ganador, provocaría burlas y memes en las redes sociales.

“No les queremos entregar un problema, queremos entregarles un premio, que lo disfruten, porque entonces sí, los memes de dónde estacionarlo”.

“Es un avión para ir a Europa en 10 horas sin recarga de combustible. Es algo excepcional”.

“Ya se tomó la decisión después de análisis, reflexiones y consultas. Se va a rifar el avión, para no tener problemas de tiempo y que puedan participar todos los mexicanos que quieran ayudar”.

Se ofrecerán 6 millones de cachitos, que se venderán en 500 pesos, y se obtendrán 3 mil millones de pesos.