La Auditoría Superior de la Federación (ASF) ordenó al Congreso de Puebla aclarar el destino de 3 millones 518 mil 750.04 pesos del ejercicio 2018, que compartieron la LIX y la LX Legislatura.

El monto corresponde a un incremento injustificado del capítulo 1000 del presupuesto, denominado “Servicios Personales”, que corresponde a los salarios y prestaciones.

En la tercera entrega del Informe de Fiscalización de la Cuenta Pública 2018, el organismo señaló que el Poder Legislativo se autorizó gastar 92 millones 25 mil 300 pesos para el capítulo 1000 durante 2018.

Sin embargo, en su reporte publicado el jueves, la auditoría evidenció que al concluir el año el gasto total ascendió a 95 millones 544 mil pesos, es decir, 3.8 por ciento más respecto de lo aprobado originalmente.

El incremento fue 3 millones 518 mil 750.04 pesos, pero el Congreso no explicó en qué lo gastó, por lo que la ASF emitió una solicitud de aclaración donde exige justificar el uso de recursos.

El capítulo 1000 de “Servicios Personales” comprende los sueldos, dietas, honorarios asimilables al salario, prestaciones y gastos de seguridad social, obligaciones laborales y el pago de todas las prestaciones del personal, así que el aumento en el gasto del Congreso pudo ser consecuencia de la contratación de personal de base o eventual. 

El reporte de la auditoría federal no precisa en qué parte del año se registró un incremento en el gasto, así que no se puede señalar cuál Legislatura fue la responsable.

La LIX Legislatura concluyó su periodo el 15 de septiembre de 2018, así que la LX cerró el año y por lo tanto ambas tienen responsabilidad en la cuenta pública de ese año.

Incumplen obligaciones

La ASF señaló que el poder Legislativo además incumplió varios lineamientos de la Ley de Disciplina Financiera para las Entidades Federativas y Municipios.

Esto debido a que presentó deficiencias en el llenado de formatos de “Balance Presupuestario” y “Balance Presupuestario de Recursos Disponibles” del primer, segundo y tercer trimestre de 2018.

Tampoco “realizó ni incluyó las proyecciones de ingresos y de egresos, ni los resultados de ingresos y de egresos de sus finanzas públicas en el Proyecto de Presupuesto de Egresos”, denunció la auditoría.

El informe concluye que el legislativo poblano tampoco “proporcionó las variables para el cálculo y la determinación del monto máximo utilizado en la aprobación de recursos para Servicios Personales en el Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2018”.