Morena admitió una caída en las preferencias electorales en Puebla, pero descartó una fatídica derrota en 2021, aunque su esperanza para recuperarse y repuntar de cara a las elecciones continúa siendo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El delegado nacional Mario Bracamonte González reconoció que existen “deficiencias” en los gobiernos morenistas y a ellas atribuyó la baja en el respaldo del electorado que refleja la última encuesta de Campaigns and Elections México.

En entrevista con e-consulta el dirigente desdeñó los números y consideró que las deficiencias en los ayuntamientos son normales porque en Puebla se lleva a cabo una “transformación de fondo” que tomará tiempo concretar.

A la vez insistió en que los problemas sociales del estado y los municipios se arrastran de hace varios años, por lo que es imposible solucionarlos de tajo en una sola administración.

“Hay que aceptar que hay algunas deficiencias y la gente las nota; sin embargo, se debe recordar que llegar esta situación tomó años. No olvidemos que los gobiernos de otros partidos son responsables de lo que hoy se vive”, enfatizó.

Descartan repunte de PRI y PAN

Bracamonte González descartó que la posible caída morenista beneficie al PAN o al PRI como presumen sus dirigentes, pues sostuvo que el gobierno de López Obrador está dando resultados y cumpliendo con lo prometido, así que esto hará repuntar a Morena.

Confió en que la ciudadanía comprende que los cambios no son inmediatos y tendrá paciencia, pues consideró que, si bien se exigen resultados, estos no llegarán con los otros partidos.

“Sabemos que la gente quiere resultados, pero la gente no olvida quiénes nos llevaron a esto. La gente sabe que regresar al antiguo sistema tampoco es la solución”, sentenció.

Persiste “efecto” AMLO

El coordinador de Morena en el Congreso del estado, Gabriel Biestro Medinilla, presumió que su partido conserva el apoyo que la ciudadanía dio en 2018 gracias al “efecto” ocasionado por López Obrador.

Incluso aseguró que el respaldo que se tiene es suficiente para arrasar de nuevo de forma “contundente” en las urnas en 2021, cuando se elegirán alcaldías y diputaciones.

Minimizó la baja de preferencias electorales con el argumento de que falta más de un año para los comicios y los números de las encuestas son prematuros.

Se dijo convencido de que el gobierno del estado y los municipales darán resultados en los próximos meses y con esto se retendrá el voto popular.