Sin revisiones a detalle, el gobierno de Puebla arrancó la supervisión de vehículos del transporte público como parte del programa de modernización que contempla la colocación de dispositivos de seguridad y que se estableció como un compromiso de los concesionarios a cambio de un aumento a la tarifa. 

Las unidades son revisadas superficialmente, pues el personal de la Secretaría de Movilidad y Transportes (SMT) no verifica la calidad ni la ubicación de las cámaras de vigilancia, de los botones de pánico y tampoco de los localizadores satelitales que se requirieron.

Durante el inicio de la revista, los supervisores tampoco constataron que los dispositivos estén conectados al Centro de Comando C5, y el titular de la SMT, Guillermo Aréchiga Santamaría, no ofreció una demostración pública sobre el funcionamiento de los mismos.

El pasado 12 de octubre, el gobierno estatal autorizó un aumento de 2.5 pesos a la tarifa del transporte público y a cambio comprometió a los concesionarios para que modernizaran sus unidades. El plazo para que cumplieran con la medida terminó este jueves.

Realizan revisiones superficiales

Durante la revisión a un costado del Estadio Cuauhtémoc, los supervisores pidieron a los conductores sus documentos, posteriormente subieron a las unidades y les preguntaron si tenían los dispositivos de seguridad, pero en pocos casos verifican en dónde se encuentran y de qué calidad son.

e-consulta permaneció alrededor de una hora durante la revista y en ningún caso se corroboró que el equipo estuviera conectado al C5, como la administración estatal requirió a los concesionarios y se prometió a los usuarios.

Al solicitarle una demostración pública al secretario de Movilidad durante el inicio de la revista, éste respondió que ello podría realizarse “en otro momento” y tampoco ofreció datos de cuántas unidades ya están conectadas a la plataforma estatal.

Anteriormente, el secretario indicó que los dispositivos de seguridad deberían tener ciertas características técnicas, por lo que se les recomendó a los concesionarios una lista de 10 empresas que ofrecían la calidad necesaria.

Revisiones se extenderán por seis meses

Al ofrecer una conferencia previa al inicio de la revista, Aréchiga Santamaría indicó que una vez que concluyó el plazo para que los concesionarios cumplieran, se realizarán revisiones en la explanada del estadio y de forma aleatoria por un periodo de entre tres y hasta seis meses.

Durante ese lapso, los concesionarios que no hayan instalado todos los dispositivos o que ya hayan contratado a alguna empresa para hacerlo, tendrán tiempo para completar el trámite sin que sean sancionados con la revocación de su concesión.

El funcionario aseguró que se informará “cotidianamente” sobre el avance en el cumplimiento, pues sostuvo que la intención de modernizar el transporte es real y no solo una medida al aire.

“… el propósito es que los poblanos estén informados cotidianamente de lo que va realizándose, lo haremos buscando que haya transparencia en esto, no se trata de ninguna simulación, se trata de mejorar el transporte de las y los poblanos”, declaró.

Concesionarios pagan casi 500 pesos por revisión

Por su parte, los concesionarios que acudieron a la revista, se dijeron molestos por el desembolso de casi 500 pesos que tienen que realizar para que sus unidades puedan ser supervisadas.

Señalaron que las revistas siempre han tenido un costo, el cual en esta ocasión es de 315 pesos, sin embargo para poder hacer ese pago antes deben contar con una constancia de no adeudo que vale 125 pesos.

De forma anónima, indicaron que antes del programa puesto en marcha por la actual administración estatal ya contaban con cámaras en sus unidades y con una plataforma de monitoreo, sin embargo, cuando entregaron evidencias a las autoridades sobre los asaltantes, no fueron tomados en cuenta.

Los transportistas consideraron que el programa no tendrá resultados óptimos pues no está estructurado adecuadamente, por lo que previeron en dos o tres años, este no tendrá vigencia y habrían desembolsado un promedio de 20 mil pesos en el equipamiento sin que se logren resultados positivos para los usuarios.

Esconden unidades para evitar sanciones

Por su parte, concesionarios de la Unión de Transportistas señalaron que con el fin de evitar sanciones, no pondrán en circulación sus unidades, pues recordaron que ante falta de recursos no pudieron equiparlas como lo solicitó la secretaría.

No obstante, dijeron que están a la espera de que los tribunales resuelvan las demandas de amparo que interpusieron para evitar que sus concesiones les sean revocadas por el incumplimiento en el equipamiento.

Durante la revista fueron retiradas de circulación dos unidades correspondientes a las rutas 5 y 11, según se pudo observar, aunque la secretaría no precisó una cifra.