Con revisiones superficiales, sin cifras sobre avance de cumplimiento y sin demostrar cómo operan los dispositivos de seguridad, la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT) inició la supervisión de la modernización del transporte público. 

La revisión se extenderá por un periodo de tres a cinco meses, pues la dependencia dará oportunidad a que los concesionarios que no tengan todo el equipamiento, que consiste en cámaras de seguridad botones de pánico y localizadores satelitales, lo completen en ese lapso. 

Al ofrecer una conferencia de prensa previa al inicio de la revista vehicular que se realiza a un costado del Estadio Cuauhtémoc, el secretario de Movilidad y Transportes, Guillermo Aréchiga Santamaría, dijo que posteriormente se ofrecerán cifras sobre cuántos concesionarios ya cumplieron.

El funcionario tampoco ofreció una demostración pública sobre el funcionamiento de cámaras de seguridad y botones de pánico, y señaló que esta se realizará posteriormente.