Tras el anuncio de que mañana se reunirá el presidente Andrés Manuel López Obrador con un grupo de 100 empresarios para pedirles que distribuyan 40 mil "cachitos" de lotería para la rifa del avión presidencial, el Centro Empresarial Coparmex Puebla calificó esta situación como una "payasada" y se negó a participar en ella.

Así lo dio a conocer su presidente, Fernando Treviño Núñez, quien en entrevista rechazó tajantemente que se vayan a sumar a la solicitud del presidente para distribuir los billetes de lotería, pues aseguró que existen cosas más importantes que esa propuesta del mandatario.

“Me parece que esto no tiene fundamento y me parece que deberíamos estamos ocupando de cosas serias en lugar de estar hablando de estas payasadas, en la Coparmex no vamos a hacer nada de eso porque no tiene ni pies ni cabeza, es una payasada”, señaló.

Cabe recordar que Coparmex a nivel nacional también ha sido uno de los grupos empresariales que se ha mostrado renuente a propuestas del presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que incluso sus representantes podrían estar fuera de la reunión proyectada para el miércoles en Palacio Nacional.

No debe haber marcha atrás en la renovación del transporte

En otro tema Fernando Treviño señaló que el gobierno no puede dar marcha atrás en el tema de la modernización del transporte público, pues de lo contrario se daría una imagen de que los acuerdos que pactan son susceptibles a no cumplirse.

“El tema de los aumentos al transporte se dio bajo la premisa de que los transportistas de una mejora y ahora lo que he podido escuchar es que esta mejora no se puede dar, me parece que entonces estamos jugando y no hay seriedad en los acuerdos”, explicó.

Recalcó que es necesario que se aplique el acuerdo debido a que las condiciones del transporte actualmente son deplorables y que finalmente es un negocio para un pequeño grupo de personas, los cuales afectan incluso a otros transportistas con menor poder y que se ven imposibilitados a la modernización.

"El sistema de transporte tiene muchos años en condiciones deplorables, en perjuicio de la ciudadanía y el sistema de transporte es negocio de unos cuantos, por lo que se puede ver, y el resto de los transportistas o le entran a esto o se quedan sin trabajar. Me parece que el gobierno tiene que aplicar lo que se firmó", consideró.