A horas recuperar su libertad, el medioambientalista Miguel López Vega señaló que sus compañeros de la lucha contra el colector pluvial de Huejotzingo ya no pueden confiar más en las autoridades.

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, dijo al fijar un posicionamiento esta tarde en el Zócalo, demostró que dejó de lado posturas de campaña sobre la defensa del agua para beneficio de las industrias que pretenden contaminar el río Metlapanapa.

En tanto que del gobierno federal también desconfían con todo y que hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador garantizó la intervención de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en este caso.

"Nosotros ya no confiamos en los gobiernos, nosotros ya no confiamos en los partidos políticos, nosotros confiamos en el pueblo y bien lo dijo Andrés Manuel López Obrador, el pueblo es sabio nada más que ya se le olvidó", dijo.

Aunque este día se clausuraron los trabajos del Proyecto Integral del Sistema de Alcantarillado Sanitario de la Zona Industrial de Huejotzingo, los pobladores sostienen que desde septiembre los diferentes niveles de gobierno les negaron los permisos que los avalaran. En torno a las obras también han detectado otras irregularidades como que se contrató a dos empresas diferentes para realizar los mismos trabajos e incluso ocupar la misma maquinaria. En su intervención el abogado Juan Carlos Flores Solís explicó que aunque López Vega salió libre al no sustentarse acusaciones de un funcionario y un trabajador de las industrias, enfrenta todavía un proceso. Asimismo tienen conocimiento de que órdenes de aprehensión, como la que lo tuvo cuatro días retenido, se giraron también contra otros tres hombres y dos mujeres opositoras al colector. En el posicionamiento de este día también participó María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Congreso Nacional Indígena (CNI) y ex aspirante a la presidencia de México, quien destacó que el caso de López Vega refleja los riesgos que viven los activistas con los actuales gobiernos.