Familiares de Gizéh Castelán, la trabajadora del ISSSTEP asesinada a puñaladas en octubre de 2016, acusaron frente a Casa Aguayo que la Fiscalía General de Puebla busca diversos beneficios y la liberación de dos de los responsables del feminicidio de la mujer que contaba con 26 años de edad, y que incluso dejó en la orfandad a un pequeño, hoy, de seis años.

Con pancartas en mano, mismas en las que se podía leer “ni una más, ni olvido, ni perdón, exigimos justicia”, es como este 28 de enero familiares de la víctima se presentaron afuera de Casa Aguayo con el fin de solicitar una audiencia con el gobernador del estado Miguel Barbosa Huerta, durante este el Martes Ciudadano.

Sobre el tema, Vicente Castelán, padre de la hoy occisa explicó que la Fiscalía General del Estado de Puebla le solicitó que brinde el perdón moral y la condonación de la reparación del daño a dos de los tres detenidos por este caso, ya que los sujetos no tienen recursos económicos ni el apoyo de su familia por lo que buscan un juicio abreviado y la reducción de la pena que pudieran tener, ya que por este caso aún no hay ningún sentenciado.

“La barbarie, la saña con la que cometieron el crimen, no la acepto, hoy vengo a pedir la intervención del gobernador para que mis derechos no sean pisoteados. Pónganse en mi lugar, tienen hijas, madre, hermanas y no se me hace justo todo esto”, exclamó el entrevistado.

Por tal motivo, y ante las múltiples ocasiones en las que se han suspendido audiencias por el caso, ya que el agente del Ministerio Público simplemente no se presenta, este martes decidieron recurrir de nueva cuenta al gobernador del estado, sin embargo, a decir de representantes de la Secretaría de Gobernación, el mandatario estatal no podría atenderlos debido a carga de trabajo, no obstante sería recibidos por otra persona.

Se espera que en próximas horas, los familiares de Gizéh brinden mayores detalles sobre la respuesta de las autoridades respecto a este caso ocurrido en octubre de 2016 al sur de la ciudad de Puebla, donde el cuerpo de la joven fue hallado abandonado debajo del puente de la avenida 11 Sur y la entrada a San Andrés Azumiatla.