La Guardia Nacional contuvo a una caravana de migrantes centroamericanos que intentaron entrar por la fuerza a territorio mexicano.

Por tercera vez los migrantes intentaron rebasar el cerco de seguridad, pero los elementos de la Guardia Nacional los contuvieron.

Los migrantes pidieron que no los subieran a los autobuses del Instituto Nacional de Migración, porque ya no los dejarían bajar hasta que estuvieran lejos de la frontera.

En algunos medios se reportó que la Guardia Nacional empujó y golpeó a los migrantes, que corrieron a esconderse, pero fueron perseguidos y capturados.

El martes 21 de enero, Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, aseguró que en la frontera sur no hubo ni represión ni incidentes con los migrantes centroamericanos que pretendieron entrar a México por la fuerza.

La secretaria de Gobernación indicó que se les pidió a los migrantes que entraran de forma ordenada y que lo único que hicieron las autoridades fue hacer que se respetaran las leyes mexicanas.

“Se pretendió dar 'portazo' pero se les dijo: entran, desde luego, en forma ordenada y segura, respetando las leyes mexicanas, y eso es lo que hemos hecho. De ninguna manera ha habido un acto que pudiéramos llamar de represión, ni siquiera de molestia, simplemente ha sido ordenar esta migración”.

Olga Sánchez Cordero aseguró que México sí está recibiendo migrantes, en la medida en que pueden recibir beneficios de los programas sociales y visas temporales.

“No todos los países reciben a los migrantes en la forma que los están recibiendo. México los está recibiendo con un número de posibilidades de acceder a programas sociales, visas temporales de trabajo, refugio, asilo, en fin. México les está dando un abanico de posibilidades muy importante”.

En la mañana del lunes 20 de enero un grupo de 800 migrantes se enfrentó a elementos de seguridad y los atacaron con palos y piedras.

Los migrantes lograron rebasar el cerco en el que se encontraban y atravesaron corriendo el afluente del rio Suchiate.

Posteriormente, fuerzas de seguridad nacionales contuvieron a los migrantes centroamericanos que intentaron cruzar el territorio mexicano por el río Suchiate.