En el Congreso de Puebla se busca regular la instalación de topes y reductores de velocidad, a fin de que ya no se instalen en avenidas principales, cerca de semáforos o de un crucero semaforizado.

La propuesta es reformar la Ley de Vialidad del estado para incluir diez puntos que frenen la multiplicación de topes y esto ayude a disminuir la contaminación, así como los daños a la salud de los conductores.

La iniciativa pretende agregar el artículo 15 bis, que diga “los reductores de velocidad o topes deberán contar con las siguientes reglas y requisitos:

I. No se colocarán en vialidades principales, si existe semáforo, II. Sobre vialidades secundarias, se colocarán sólo en algunos lugares en donde no afecte la fluidez de la circulación, III. En vialidades locales se colocarán a una distancia no menor a 30 metros de la esquina más próxima.

IV. Se colocarán en áreas próximas a los lugares de alta concentración de peatones, como escuelas, templos, centros comerciales y similares, V. No se colocarán nunca en calles de acceso a un crucero semaforizado, VI. Sólo se colocarán en calles en donde sean visibles a una distancia mínima de 50 metros.

VII. Se pintarán con franjas blancas diagonales con pintura especial de tránsito y con esferilla de vidrio para ser visibles durante la noche, VIII. Se instalará señalamiento preventivo a 50 metros antes del tope”.

Las medidas reglamentarias

La propuesta también incluye en dos fracciones las medidas que habrán de cumplir los topes.

“IX. Los topes serán de sección plana (reductores de velocidad) Tanto al inicio del tope como al final, estarán provistos de una rampa o chaflán con base de 30 (treinta) cm. y sus extremos deberán estar separados de la guarnición, por medio de una franja a nivel del arroyo de 20 (veinte) cm. de ancho, para permitir el paso de los escurrimientos pluviales, tener una anchura mínima de 1.50 metros y máxima de 3.65 metros. La altura mínima será de ocho centímetros y máxima de 10 centímetros, y la longitud será variable conforme a la anchura de la calle.

X. Los topes de tipo boya o similares, solo serán permitidos si su colocación se ejecuta en el sentido longitudinal del arroyo de la Vialidad con el fin de marcar la separación de carriles en accesos o salidas; y con separación mínima entre boyas, igual a dos veces la sección de la boya”.

Buscan bajar contaminación

De acuerdo con la iniciativa, el objetivo es reducir los niveles de contaminación, mejorar la calidad del aire, agilizar el tránsito vehicular y evitar problemas de salud relacionados con los topes.

El proyecto de ley advierte: “cuando un vehículo se detiene para cruzar un tope, el motor, al volver a arrancar, tiene que hacer una combustión más rápida que produce una mayor cantidad de gases que incrementan los niveles de contaminación e inciden en la mala calidad del aire”.

A la vez sentencia que el exceso y mala construcción de los topes genera problemas mecánicos al vehículo, como “daños en el filtro de aceite o la suspensión y médicos, como problemas de cuello, cintura y cadera” en los tripulantes.

La propuesta fue presentada por la diputada de Morena Bárbara Morán Añorve y fue turnada a la Comisión de Comunicaciones e Infraestructura, para su análisis y aprobación.

Foto: Agencia Enfoque