A pesar de la batalla gubernamental contra el tráfico ilegal de combustibles, el robo de gas LP va en aumento y entre enero y septiembre de 2019 Pemex registró 863 piquetes a sus gasoductos, en contraste con las 206 tomas clandestinas halladas en todo 2018.

El robo de gas LP se concentra en Puebla y el Estado de México con 556 y 193 incursiones a gasoductos, respectivamente, según una nota del periódico Reforma.

 Los municipios poblanos con más altos reportes son Tepeaca, con 182 tomas clandestinas; San Martín Texmelucan, con 91; Los Reyes de Juárez, con 46; Amozoc, con 36; y Palmar de Bravo, con 33.

Aunque Pemex reportó siete denuncias  ante el Ministerio Público en 2019 y una en 2018, en esos años no se registró ninguna detención por ese delito.

El robo de gas también se extiende a Tlaxcala, con 33 piquetes a ductos; Querétaro, con 25; Hidalgo, con 24; Veracruz, con 21 y Guanajuato, con 10.

Foto: Archivo