La muerte de los exgobernadores panistas Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso Hidalgo derivó en la extinción del morenovallismo, el grupo político que comandó el estado de Puebla durante ocho años.

A casi un año del fallecimiento de los exmandatarios se ha consumado la disolución de su círculo cercano, ya que algunos miembros abandonaron la vida política, algunos renunciaron al PAN y ahora operan para Morena, mientras que otros simplemente desaparecieron de la vida pública.

La primera ruptura del morenovallismo se dio casi luego del accidente aéreo del 24 de diciembre de 2018, ya que tuvieron que organizarse para impulsar a alguien que fungiera como gobernador interino.

El exgobernador Antonio Gali Fayad tomó la batuta e impulsó al entonces encargado de despacho, Jesús Rodríguez Almeida, quien tuvo el respaldo de la dirigencia nacional del PAN, pero la bancada en el Congreso del estado le dio la espalda.

El entonces coordinador parlamentario, Marcelo García Almaguer, desobedeció la "línea" y se alió con Morena, para apoyar al priísta Guillermo Pacheco Pulido.

La rebeldía costaría a García Almaguer su expulsión del PAN, así que optó por renunciar, comenzando así en el poder Legislativo una fracción sin partido, a la que luego sumó a otros exmorenovallistas.

María del Carmen Saavedra Fernández y Hugo Alejo Domínguez renunciaron a la bancada del PAN y se unieron al grupo sin partido, igual que Jonathan Collantes Cabañas, que era de Nueva Alianza, pero afín a los Moreno Valle.

El bloque ahora se denomina "Fuerza Independiente", pero llena de elogios al gobernador Miguel Barbosa Huerta (de Morena) cada que puede y ha dado los votos necesarios para que Juntos Haremos Historia consiga la mayoría calificada en nombramientos y reformas clave.

 

Eukid abandona la política

Menos de un mes después del "helicopterazo", el 15 de enero de 2019, el exdiputado federal y principal operador político de Moreno Valle, Eukid Castañón Herrera, anunció que abandonaba la política.

A través de una carta, dio a conocer que tras la muerte de su "líder moral", se retiraría para dedicarse a su familia y sus proyectos personales.

 

Chocan por candidatura

En febrero de 2019 comenzó la contienda interna en el PAN por la candidatura a la gubernatura, para la elección extraordinaria que habría tras la muerte de Alonso Hidalgo.

Los precandidatos fueron seis: el alcalde de Atlixco, Guillermo Velázquez Gutiérrez; la excandidata independiente a la gubernatura, Ana Teresa Aranda Orozco; la exdiputada federal Blanca Jiménez Castillo; los exalcaldes de Puebla y Tecamachalco, Luis Paredes Moctezuma e Inés Saturnino López Ponce, así como el militante Sulpicio Marcelino Perea Marín.

Ninguno de ellos fue considerado, pues la dirigencia nacional del PAN acordó en un día vía "fast-track", apoyar al candidato de Movimiento Ciudadano (MC), el académico Enrique Cárdenas Sánchez, ex aspirante al gobierno como candidato independiente.

Esto generó otra confrontación, ya que los panistas poblanos se sintieron ignorados por su dirigencia nacional, además de que consideraron una ofensa la designación de quien fue crítico de los Moreno Valle, ya que incluso calificó de fraudulento el triunfo de Alonso Hidalgo.

Varios panistas se negaron a apoyar a Cárdenas Sánchez, entre ellos el exdiputado local Salvador Escobedo Zoletto, quien renunció a la Secretaría General del PAN en Puebla el 12 de marzo, tras una discusión con la presidenta, Genoveva Huerta Villegas.

 

Dejan solo a Cárdenas

La élite panista abandonó a su candidato en campaña, pues ni la dirigencia estatal lo apoyaba en sus primeros actos proselitistas.

Fue hasta la mitad de la campaña cuando se sumaron Aranda Orozco y el exalcalde de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, así como el exdiputado local Jorge Aguilar Chedraui y la excandidata del PRD a la gubernatura, Roxana Luna Porquillo, pues el sol azteca se sumó a la alianza PAN-MC.

El nulo apoyo costó la derrota en las urnas el 2 de junio, aunque el resultado para el PAN fue favorable, ya que como partido obtuvo más votos que Morena y ganó hasta por 2 a 1 en el área conurbada.

 

Pugna interna en el PAN

Tras las elecciones y la toma de protesta de Miguel Barbosa Huerta como gobernador, comenzó una nueva pugna en el PAN por su elección interna de dirigentes municipales y consejeros.

En Puebla capital la elección sigue impugnada por Eduardo Alcántara Montiel, que perdió la dirigencia ante Jesús Zaldívar Benavides.

Durante la contienda se acusó injerencia del gobierno del estado, específicamente involucramiento del secretario de Gobernación, Fernando Manzanilla Prieto, quien es señalado de ganar posiciones en el Consejo Estatal, colocando a personajes cercanos en puestos clave con ayuda de Huerta Villegas.

 

Los ausentes

En todo el año que ha pasado desde el accidente, se han ausentado de la escena pública el exgobernador Antonio Gali Fayad; el exalcalde de Puebla Luis Banck Serrato y la mayoría del gabinete de Moreno Valle y Alonso Hidalgo.

Varios de ellos ahora han sido acusados por el gobierno estatal de cometer ilegalidades en sus cargos, e incluso son objeto de investigación.

En tanto, ni el gobierno federal ni el local, han dado avances concretos sobre lo que causó el desplome de la aeronave la tarde de aquel 24 de diciembre de 2018.

Foto: Especial