Doce de los trece asegurados por agredir a policías municipales de Puebla en la colonia Loma Linda fueron liberados.

Una jueza de control los vinculó a proceso y les impuso las medidas cautelares de firma periódica y el pago de 5 mil pesos.

En el Centro de Justicia Penal de Puebla, ayer se llevó a cabo la audiencia inicial para definir la situación jurídica de Álvaro N, de 54 años de edad; Pedro N, de 53; Juan Manuel R, y Manuel N, ambos de 42 años de edad; Alberto N, de 39 años; Juan Manuel N, de 34; Fidel N, de 33; Marisol N, de 32; Virginia N y Antonio N, ambos de 27 años de edad; Luis N, de 25; así como de Andrés N, de 24 años de edad.

Tras escuchar la exposición del agente del Ministerio Público, la jurista consideró que el arresto de los acusados se hizo conforme a derecho por lo que calificó de legal la detención de los imputados.

Mediante sus defensores legales, los detenidos pidieron que fuera en ese mismo acto jurídico en el que se resolviera su situación legal, por lo que se dio paso a la lectura de los datos de prueba y al debate entre las partes actoras.

Después de lo anterior, la togada halló suficientes elementos para considerar que los detenidos posiblemente participaron en los hechos en los que se les imputa por lo que dictó auto de vinculación a proceso por lesiones y delitos cometidos contra funcionarios públicos. A Antonio también se le acusó de robo, por despojar de su arma de cargo a un oficial del municipio.

Los doce adultos junto con un menor de edad que quedó a disposición de Justicia para Adolescentes, fueron detenidos la noche del pasado 13 de diciembre luego de que agredieran físicamente a los uniformados municipales con objetos contundentes. De forma paralela, un individuo arrebató su arma de cargo a un policía y la detonó, lo que provocó que una mujer relacionada con el suceso resultara lesionada. Cuatro policías terminaron heridos durante la trifulca sin requerir de traslado a un hospital.

Todo lo anterior se suscitó cuando policías municipales patrullaban la calle 77 Oriente y se percataron de la presencia de un grupo de personas que ingería bebidas embriagantes y escandalizaba la vía pública. Los policías se acercaron a los infractores para hacerles saber que se trataba de una falta administrativa pero al ver que se trataba de oficiales comenzaron a agredirlos.

Luego de su arresto, los acusados fueron llevados ante un jueza de control que ordenó su inmediata libertad a cambio de medidas cautelares diversas a la prisión preventiva.

Foto: Especial