El gobierno federal y los dirigentes del movimiento de la Policía Federal acordaron terminar con el conflicto.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana indicó que se comprometieron a que continuarán con los trabajos de transición de la Policía Federal a la Guardia Nacional.

Las partes acordaron que no se despedirá a ningún elemento, todos mantendrán su trabajo, su sueldo y se respetará su antigüedad.

Los elementos federales que no puedan entrar a la Guardia Nacional o que no quieran hacerlo, podrán optar por formar parte del Servicio de Protección Federal / SSPC; de la Unidad de Medidas Cautelares / SSPC; de la Dirección General de Seguridad Privada / SSPC.

Podrán incluirse en el área de Prevención y Readaptación Social / SSPC; en el Instituto Nacional de Migración / SEGOB; en la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas / SEGOB; en la Coordinación Nacional Antisecuestro / SSPC; en la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados / SEGOB; o en Aduanas del Servicio de Administración Tributaria / SHCP.

El gobierno y los representantes de los policías federales indicaron que desde hoy se instalarán las mesas de diálogo.

Los policías federales se comprometieron a no realizar bloqueos de calles y a que no faltarán a su trabajo ni dejarán de cumplir con sus obligaciones.

El gobierno indicó que no habrá represalias en contra de los policías federales que se manifestaron y precisó que no permitirá que afecten los servicios ni que falten a sus labores.

Ricardo Mejía, subsecretario de Seguridad Pública, pidió a los policías federales que hagan un frente común y que continúen trabajando por México.

“Sumarse por un frente común en el cual hay cabida para todos y en el que se continuará trabajando por el bien de México”.

Crédito de la foto Facebook El Gráfico