El candidato de Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa Huerta, sentenció que de si es gobernador será “amigo de todos, pero cómplice de nadie”, por lo que aseguró que la justicia se aplicará sobre los infractores sin distingos políticos.

De gira por el municipio de Zapotitlán, advirtió a alcaldes y funcionarios públicos que de ser electo el 2 de junio no se gobernará con el antiguo “modelo de corrupción”.

En su evento de campaña de este viernes afirmó que en su gestión ya no se permitirá hacer dinero en cada acto de gobierno.

“Aquel que piense que puede gobernar con el modelo antiguo y que en cada acto pueda ganar dinero, se equivoca”, enfatizó.

El abanderado de Morena, PT y PVEM señaló que la gente no está dispuesta a soportar “más de lo mismo” y no permitirá más actos de corrupción en la administración pública.

Por ello se comprometió a “purificar” la vida pública encabezando a partir del 1 de agosto un gobierno austero y transparente.

El exsenador sostuvo que a su mandato lo caracterizarían los “principios, la honradez y la búsqueda de la felicidad de las personas.

Se comprometió a combatir la corrupción, la pobreza, la desigualdad y la inseguridad, además de llevar servicios públicos a esta región de la Sierra Negra.

Ofreció convertir en atractivo turístico a la reserva ecológica y destinar recursos desde la Secretaría de Cultura, que se crearía si es gobernador.

También prometió apoyar la producción artesanal de barro y piedra, así como de los artículos de palma y la agricultura que son la fuente de ingresos en la zona.

Hospital y universidad en la Sierra Negra

Previamente en el municipio de Vicente Guerrero, Barbosa Huerta anunció la construcción de un hospital regional, así como la aplicación de programas sociales para el campo y abatir la pobreza.

Dijo que para la Sierra Negra planea gestionar ante la BUAP la instalación de un campus universitario, que sería parte de los 19 que proyecta inaugurar en varios puntos del estado.