Los icónicos vasos de refill de Starbucks se convertirán en piezas de arte objeto de colección, que artistas plásticos de todo el país intervendrán a favor de los niños poblanos con cáncer que beneficia la fundación Una Nueva Esperanza.

El proyecto, explicó Gabriela Martínez Alarcón del colectivo Art Fest, surgió a través de una donación de 200 piezas que la cafetería con presencia internacional les hizo y la invitación que se ha hecho a los creadores mexicanos.

La mayoría de los vasos serán intervenidos por artistas con trayectoria nuevas generaciones de jóvenes interesados en el arte, mientras que otros 50 los intervendrán los menores de Una Nueva Esperanza que participan en talleres artísticos como parte de sus tratamientos médicos.

"Se trata de verlos como niños que son artistas, que pintan, que hacen arte, tener la experiencia de hacer una exposición con otros aristas, con otros chavos y creo que para la situación en la que ellos están, está padre, es una experiencia muy bonita.

"Si yo soy artista también y me emociona esa sinergia que hacemos con el arte, a mí me encantaría que ellos lo hicieran no nada más como hobbie, sino lo vieran como la experiencia del arte", dijo Martínez Alarcón.

Los vasos se expondrán del 28 de marzo y el 14 de abril en el Luxury Hall de Angelópolis y está por confirmarse otra temporada para la exposición de las piezas en el Grand Fiesta Americana de Angelópolis.

Tanto los vasos de los artistas como los de los niños se pondrán a la venta y la petición de los organizadores es que al menos un 10 por ciento de los ingresos se entregue a la fundación, aunque estiman que entre los artistas habrá quien donde más.

"Realmente estamos lidiando mucho con a cuánto vamos a vender cada vaso, pero yo creo que por lo menos de cada uno se podrían sacar para donar unos 500 por persona, unos mil. Pero hay personas que están entrando y están pensando en donarlo todo, depende mucho de cuántos quieran entrar", agregó la organizadora.

Para participar, los artistas y los jóvenes pagan una cuota de recuperación para la organización del evento, que va de mil 250 pesos en el caso de quienes ya han participado previamente en actividades del colectivo; mil 600 para quienes lo hacen por primera vez; y también consideran descuentos para estudiantes.

Por ahora ya se vendieron unas 50 inscripciones y se tiene confirmada la participación del artista oaxaqueño Fernando Andriacci, así como expositores de Puebla, Sonora, Guadalajara y Quintana Roo que emplean técnicas como los textiles, la ilustración, el tatuaje y el popotillo.