Kim Kardashian robó suspiros de sus seguidores en Instagram, después de compartir una fotografía en la que dejó poco a la imaginación.

En la selfie la socialité aparece sacando la lengua y mostrando parte de su busto, mismo que está cubierto con un bikini de Chanel, que fue diseñado a inicios de los 90 por el diseñador Karl Lagerfeld.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Monday Mood

Una publicación compartida por Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

A pesar de que la imagen ha logrado más de 2 millones de likes, y diversos comentarios con piropos para la también empresaria, sus detractores aprovecharon el momento y así reaccionaron:

“Luce drogada”, “Esto no es atractivo”, “Esta foto solo debería ser para Kanye, no para tus ex ni para nosotros”, “Desagradable”, son algunos de ellos, sin embargo, ella no ha respondido a ninguno.

Foto / Instagram