El 7 de junio de 1999 los medios de comunicación informaron sobre la muerte del comediante Paco Stanley, quien fue baleado cuando viajaba en una camioneta de color negro.

A las 12:08 pm, cuando el comediante se retiraba del restaurante “El Charco de las Ranas” ubicado en Periférico Sur en la capital de México, y luego de haber desayunado bistec en chile pasilla y agua de tamarindo, fue asesinado cuando un sicario le propinó 20 disparos a la camioneta en la que viajaba.

En los hechos también resultó muerto un agente de seguros que pasaba por la zona y herido Jorge Gil, compañero de Paco.

En un principio se dijo que se había tratado de un asaltó y se pedía la renuncia del jefe de Gobierno Cuauhtémoc Cárdenas.

Pero la historia cambio y después se dijo que Stanley fue asesinado por una venganza del narco, pues en sus bolsillos traía cocaína, y las fuentes aseguraban que el comediante había mandado a freír espárragos a su proveedor, a quien debía miles de pesos.

La Procuraduría del DF pronto estableció una línea de investigación, Paco fue ejecutado por el líder del Cártel de Colima, quien instruyó a un tirador para matarlo, lo hizo con la venia de Mario Bezares, el amigo del conductor, quien junto a la edecán del programa, Paola Durante “puso” a Stanley. (Bezares se quedó en el baño del restaurante debido a que se sentía mal del estómago, no estaba presente en el tiroteo).

Los presuntos “culpables” salieron de la cárcel porque jamás se pudo demostrar que tuvieran nexos con los hechos. No hay nadie en prisión por el asesinato.

Según se dijo de forma extraoficial Stanley era muy amigo de Amado Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos; por lo cual sus enemigos, los hermanos Arellano Félix mandaron matar a Paco, en manos de Luis Alberto Salazar “El Bolsas”, Rubén Quintero Madrid “El Rito” y al Hitler (no se sabe su nombre) quienes cometieron el asesinato y escaparon luego del tiroteo.

El Bolsas y el Rito estuvieron en prisión, pero ninguno por la muerte del conductor, ambos estaban encarcelados por extorsión y secuestro hasta que se escaparon de la rejas.

Con información de 10.com.mx

Foto El Diario de Ciudad Victoria

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]