Entre 2010 y 2016, la población con pobreza en Puebla pasó de 3 millones 616 mil a 3 millones 728 mil, lo que implica una aumento de 111 mil 900 habitantes, de acuerdo con la última medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Sin embargo, en términos porcentuales la cifra se redujo de 61.5 a 59.4 unidades, la diferencia es de 5.8 puntos menos.

En 2010 la población total del estado era de 5 millones 881 mil 700 personas y en 2016 llegó a 6 millones 272 mil 200.

Puebla es quinto lugar nacional con el mayor número de personas en pobreza, después de Veracruz (62%), Guerrero(64.4%), Oaxaca (70.4%) y Chiapas (77.1%).

Movimientos en los niveles de pobreza

Cabe señalar que entre la población marginada, medio millón de habitantes dejó el nivel de pobreza extrema en los siete años revisados, aunque se movió a la escala de pobreza moderada.

El Coneval considera en pobreza extrema a las personas que tienen tres o más carencias de las cinco que establece para medir la marginación, las cuales tienen que ver con acceso a la salud, a la seguridad social, a los espacios de una vivienda y a la alimentación.

En el periodo referido, el número de personas que viven con esa problemática se redujo, pues pasó de un millón 59 mil personas en 2010 a 561 mil 900 en 2016, lo que implica una diferencia de 497 mil 200 personas.

Los porcentajes pasaron del 17 al 9 por ciento, es decir, ocho puntos menos, según la información presentada.

 

Pasan a pobreza moderada 552 mil poblanos

A su vez las personas en pobreza moderada crecieron de 2.6 a 3.1 millones entre 2010 y 2016; la diferencia es de 552 mil poblanos más. Porcentualmente las cifras avanzaron del 44.5 al 50.5 por ciento.

Este término aplica al restar a la población en marginación extrema, de la que se encuentra en pobreza general.

La población que es vulnerable de caer en pobreza por los ingresos que percibe pasó de 327 mil 400 a 389 mil 300 personas, cifras que se traducen en un aumento del 5.6 al 6.2 por ciento, según lo advirtió el Coneval.

Además los ciudadanos que tienen alguna carencia social –vivienda, alimentación, educación, trabajo, entre otras– pasaron de 1.2 a 1.3 millones de personas.

El Coneval también midió el número de personas cuyos ingresos son inferiores a la línea de bienestar –es decir, que no cuentan con recursos suficientes para adquirir la canasta básica–, los cuales pasaron de 3.9 a 4.1 millones de personas.

[relativa1]

[relativa2]