Los trabajos no fijos ni a tiempo completo deben ser incluidos en las legislaciones de países que no los protegen y que tienen a las mujeres como grandes protagonistas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) solicitó cambios que permitan mejorar la calidad de los llamados “empleos atípicos”, campo en el cual se da inseguridad laboral mayor y los salarios son casi siempre bajos.

La directora general adjunta de políticas de la OIT, Deborah Greenfield, explica que se observa un aumento de este tipo de empleo.

Esos empleos, puestos temporales, a tiempo parcial, a través de agencia, subcontratación o por cuenta propia, se dan en un campo de relaciones de trabajo “ambiguas”.

Un informe “ilustra cómo el crecimiento de este tipo de empleos ha estado motivado por cambios en la economía, como la expansión de la cadena de suministro global, la mayor importancia de los servicios en la economía global, y los cambios tecnológicos, sociales y demográficos”, dice.

Otra causa fundamental ha sido la regulación, que en algunos casos ha creado incentivos para la utilización de este tipo de empleos, especialmente cuando los derechos y las prestaciones son inferiores a los que disfrutan los trabajadores con contratos regulares.

Recomienda llenar las lagunas normativas, fortalecer la negociación colectiva y la protección social, así como adoptar políticas sociales y laborales que apoyen la creación de trabajos en beneficio de los empleados.